21 abril, 2024

CX Noticias

Nueva Era

Sobrevivientes de Otis, desesperados por conseguir comida y ayuda ante la lentitud del gobierno

Personas caminando entre tiendas arrasadas con pollos en las manos o con una silla de oficina cargada de adornos de Navidad y papel higiénico. Turistas sentados junto a sus maletas sin saber a dónde ir ni qué comer cerca de hoteles donde el huracán arrancó de cuajo ventanas y paredes.

ACAPULCO, México (AP) — El impacto de un devastador e inesperado huracán en una ciudad donde conviven lujosos hoteles — muchos de ellos destrozados ahora — y barriadas populares todavía incomunicadas, dejó al menos 27 muertos y cuatro desaparecidos y sembró a Acapulco en la angustia, lodo, escombros y de las escenas más extrañas.

Operarios que no sabían cómo restablecer la electricidad con los postes de luz bajo metros de barro y agua. Personas caminando entre tiendas arrasadas con pollos en las manos o con una silla de oficina cargada de adornos de Navidad y papel higiénico. Turistas sentados junto a sus maletas sin saber a dónde ir ni qué comer cerca de hoteles donde el huracán arrancó de cuajo ventanas y paredes.

A pesar de la paulatina reapertura de las vías de comunicación y de que el gobierno empezó a enviar equipos de emergencia y ayuda de primera necesidad, su llegada es lenta y, dos días después de que el huracán Otis impactara en Acapulco con categoría 5, la ciudad costera de un millón de habitantes, antaño conocida por su glamour playero, seguía sumida en el caos.

Está previsto que el viernes reabra el aeropuerto de la ciudad para iniciar un puente aéreo que permita la llegada de insumos y la salida de turistas, informó el gobierno federal. Además, se habilitaron dos puntos desde los que partirían los 30 o 40 autobuses diarios que, según la gobernadora del estado de Guerrero, Evelyn Salgado, también son para los turistas.

Uno estaba a las afueras, por lo que no quedaba claro si los interesados tendrían que ir caminando hasta allá como ya hicieron algunos el jueves por la noche, que se lanzaron a cruzar a pie el túnel que conecta la costa con la autopista hacia la Ciudad de México con la esperanza de que algún vehículo los llevase.

La tarea de reconstrucción parecía inabarcable y la frustración con las autoridades era generalizada. Aunque se enviaron unos 10 mil militares a la zona, no contaban con las herramientas para limpiar las toneladas de lodo y los árboles caídos de las calles, algunas de ellas convertidas en ríos.

Del medio millón de usuarios afectados por el enorme apagón provocado por Otis, la mitad seguían sin luz el jueves por la noche, según la Comisión Federal de Electricidad. Además, el sistema de aguas de la ciudad colapsó y la gasolina escaseaba, aunque el gobierno aseguró que había reservas para 18 días y que en breve llegará un barco con más combustible. Otros buques que podrían servir como hospitales se acercaban también a Acapulco.

En las zonas más pobres, los vecinos se quejaban de que nadie les hacía caso.

Flora Contreras Santos, un ama de casa de una zona humilde a las afueras de Acapulco, iba de soldado en soldado contando su historia de desdicha: Una ladera se derrumbó sobre su casa de techo de lámina y la fuerza del lodo y del agua arrancó a una niña de tres años de los brazos de su madre. No la han vuelto a ver.

“El cerro se les vino encima. El lodo se la quitó de los brazos a la mamá”, relató Contreras Santos. “Necesitamos ayuda. La mamá está mal, toda raspada, y no encontramos a la niña”.

Nadie parecía interesado

Y aunque la prioridad parecía ser el turismo, que es el motor de una ciudad donde el 80% de los hoteles sufrieron daños por el azote de Otis, también los visitantes se quejaban de haber sido expulsados de sus alojamientos sin comida ni agua.

Otros, como la estadunidense Alina Callejas, de California, pedía ayuda médica para su madre, que parecía haber sufrido un derrame cerebral, pero lo mejor que pudieron ofrecerle los funcionarios locales fue llevarla en camioneta hasta una base militar local para que comiera gratis.

Paula Ruiz Velasco, dueña de un restaurante en la Ciudad de México, no recibió ni eso. Contó que los soldados le dijeron que ya no tenían nada y que si necesitaba algo que lo robara.

Según el gobierno de Guerrero, el 95% por de los comercios resultaron dañados por el huracán. Gente desesperada entraba en muchos de ellos para agarrar lo que les fuera posible, en especial, aunque no exclusivamente, artículos de primera necesidad.

Las autoridades y los militares parecían desbordados por la situación. “No hay capacidad para detener el saqueo, es mucha la gente”, dijo Luis Enrique Vázquez Rodríguez, jefe de la policía local.

Edith Villanueva, con su hija pequeña en brazos, expresó su preocupación por las secuelas que tendrían a largo plazo la destrucción y los saqueos. La mujer trabajaba en una tienda de teléfonos móviles y se quejaba de que los habían robado todos. No tenía claro si el negocio reabriría.

Es una cosa que roben comida, pero hay gente que abusa”, indicó.

Mientras, a través de las redes sociales, los familiares de muchas personas que seguían incomunicadas se organizaban desde fuera de Acapulco para dar con los suyos. A lo largo del jueves, los grupos de WhatsApp, Telegram o Facebook se multiplicaron.

“Desde la noche del huracán estoy muy preocupado por mi hijo recién nacido”, explicó Juan Pablo López, de 26 años, a The Associated Press por teléfono desde Cancún. Estaba hablando con su esposa, que fue a dar a luz a Acapulco para estar con su familia, cuando la comunicación se cortó de repente por el impacto de Otis.

Creó entonces el grupo “Pasando Info Acapulco Otis El Destructor” con conocidos en Guerrero y amigos migrantes en Estados Unidos para que invitaran a sus contactos y poco a poco todo fue creciendo.

“Empezamos a cruzar información, a compartir de lo que nos enterábamos, casi como un periódico por WhatsApp”, explicó López. “Los que van agarrando señal se meten, y la gente de un lugar puede ir a preguntar por alguien en esa zona”.

El grupo cuenta ahora con más de mil personas organizadas en medio centenar de chats según barrios, donde se comparten fotos de las personas que buscan, consejos, videos de zonas inundadas por donde no se puede pasar e incluso listas de gente en refugios, a veces escritas a mano ante la falta de información oficial.

No hay interés por componer la ciudad, solo la costera”, lamentó López, que también trabaja en el sector turístico, refiriéndose a la parte turística. “Pero el pueblo está preocupado por el pueblo”.

Antonio Esparza, un experto en marketing, era uno de los pocos optimistas en medio de la sensación de caos.

“Esto va a mejorar Acapulco, porque va a obligar al gobierno a poner atención aquí”, afirmó.

Desde el Vaticano, el papa Francisco en un mensaje al arzobispo de Acapulco, Leopoldo González, envió su pésame a las víctimas y pidió que Dios “incremente en la comunidad cristiana sentimientos de ardiente caridad para colaborar en la reconstrucción” de las zonas afectadas. El mensaje lleva la firma del cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado.