29 febrero, 2024

CX Noticias

Nueva Era

Mujer policía amamanta a bebé en medio de devastación por huracán Otis en Acapulco

. En un gesto de compasión y solidaridad, la mujer policía, que tenía leche materna, se ofreció a amamantar al bebé, asegurando que el niño se sintiera satisfecho

ACAPULCO, Guerrero.- Una conmovedora historia de solidaridad y compasión emergió en medio de la devastación causada por el huracán Otis en Acapulco, Guerrero. A través de las redes sociales, el jefe de la policía de la Ciudad de México reconoció a uno de sus valientes elementos por su acto de heroísmo. Una mujer policía perteneciente al agrupamiento Fuerza de Tarea «Zorros» se convirtió en un rayo de esperanza para un bebé que llevaba dos días sin recibir alimento.

El momento emotivo tuvo lugar en la avenida Adolfo López Mateos, en el fraccionamiento Las Playas, donde la mujer policía, Arizbeth Ambrosio, se encontraba apoyando a los afectados por el huracán Otis. Una madre desesperada se acercó a ella con un bebé en brazos, explicando que el pequeño no había probado alimento en más de 48 horas y no tenía leche. En un gesto de compasión y solidaridad, la mujer policía, que tenía leche materna debido a su propia maternidad, se ofreció a amamantar al bebé, asegurando que el niño se sintiera satisfecho.

Este acto de bondad y generosidad fue compartido en las redes sociales y el jefe de la policía de la Ciudad de México elogió a la oficial, destacando su compromiso y vocación de servicio. El Gobierno capitalino envió brigadas de apoyo a Acapulco para ayudar a la población afectada por el huracán Otis, que dejó un rastro de destrucción en la región. El huracán de categoría 5 causó daños significativos en la infraestructura hotelera de Acapulco, con ocho de cada diez hoteles afectados según informes oficiales.

El desastre también afectó la infraestructura de servicios públicos, incluyendo el suministro de electricidad, carreteras clave y servicios de comunicación. A pesar de los desafíos, se están haciendo esfuerzos para restaurar estos servicios esenciales y garantizar el suministro de agua potable en hospitales y refugios.

En medio de la tragedia, este acto de humanidad por parte de la mujer policía es un recordatorio de que la empatía y la solidaridad pueden brillar incluso en los momentos más oscuros.