19 abril, 2024

CX Noticias

Nueva Era

Nuevas divisiones mundiales a la vista mientras Biden va a Israel y Putin a China

El firme apoyo de Washington a Israel contra Hamás se contrapone a los esfuerzos rusos y chinos por alinearse con la lucha palestina

Mientras el presidente Biden aterriza en Israel el miércoles, tratando de mostrar el firme apoyo estadounidense al país, el presidente Vladimir V. Putin de Rusia está en Pekín, tratando de mostrar su asociación «sin límites» con el máximo líder de China, Xi Jinping.

Los dos viajes contrastados muestran hasta qué punto se ha modificado el panorama político mundial tras la invasión a gran escala de Ucrania por parte de Rusia, y cómo ese cambio de panorama se pone de manifiesto en la guerra de Gaza.

Rusia, China e Irán ya estaban formando un nuevo eje en torno a Ucrania, un eje que han perseguido diplomática, económica, estratégica e incluso ideológicamente. Rusia depende de las armas de Irán y del apoyo diplomático de China para luchar en Ucrania. Irán se ha quedado aislado y está encantado de tener nuevos socios comerciales y alguna fuente de legitimidad internacional. China, cuya economía está en crisis, ha ahorrado miles de millones de dólares importando cantidades récord de petróleo de países sometidos a sanciones occidentales, como Rusia e Irán.

Juntos, encuentran una causa ideológica común en denunciar y desafiar a Estados Unidos en nombre de la reforma del orden internacional existente, dominado por Occidente desde la Segunda Guerra Mundial.

Al hacerlo, no han ocultado los agravios que albergan por la forma en que se hicieron las cosas en el pasado. Sin embargo, cada parte ve hipocresía en la otra, lo que obliga cada vez más a las naciones a elegir un bando.

La guerra entre Israel y Hamás, y el recrudecimiento de la crisis en ese país tras una explosión mortal en un hospital, han puesto de relieve las crecientes diferencias entre Occidente, por un lado, y Rusia y China, por otro. Estas diferencias no sólo se refieren a quién es el culpable de la escalada de violencia. También tienen que ver con los puntos de vista opuestos sobre las normas que sustentan las relaciones mundiales y quién puede definirlas.

«Se trata de otro conflicto que impulsa la polarización entre las democracias occidentales y el bando autoritario de Rusia, China e Irán», afirmó Ulrich Speck, analista alemán. «Es otro momento de clarificación geopolítica, como Ucrania, en el que los países tienen que posicionarse».

Rusia, con el apoyo de China, ha presentado su invasión de Ucrania como una defensa contra la subversión occidental de la esfera tradicional de dominio cultural y político de Moscú. Estados Unidos y Ucrania han descrito la guerra de Rusia como un intento agresivo de recolonización que viola las normas y la soberanía internacionales.

En lo que respecta a Oriente Próximo, quizá no haya región en la que sea más evidente la naturaleza transparente de estos puntos de vista contrapuestos.

Rusia y China se han negado a condenar a Hamás. En cambio, han criticado el trato que Israel dispensa a los palestinos, especialmente su decisión de cortar el suministro de agua y electricidad a Gaza y el número de civiles muertos allí. Han pedido una mediación internacional y un alto el fuego antes de que Israel considere que su guerra ha comenzado del todo.

Tras el horror del martes por la noche, cuando cientos de palestinos murieron al parecer en un ataque tras buscar refugio de los bombardeos israelíes en el hospital de Gaza, se espera que Rusia y China intensifiquen sus llamamientos a una resolución de la ONU y a un alto el fuego inmediato. Según RIA Novosti, agencia de noticias estatal rusa, el ministro de Asuntos Exteriores de Rusia, Sergey V. Lavrov, calificó la explosión de «crimen» y «acto de deshumanización», y dijo que Israel tendría que proporcionar imágenes por satélite para demostrar que no estaba detrás del ataque.

A pesar de que Israel niega ser responsable de la explosión, las feroces reacciones entre los palestinos y los árabes de a pie han hecho que el viaje de Biden sea considerablemente más incómodo.

Los planes de Biden de reunirse con dirigentes israelíes y árabes, incluido Mahmoud Abbas, presidente de la Autoridad Palestina, se vieron frustrados, y le resultará más difícil actuar como un intermediario honesto. Biden recibirá más presiones para convencer a Israel de que permita la entrada de ayuda humanitaria en Gaza, como agua y electricidad. Los funcionarios israelíes sugieren que también intentará evitar que el políticamente herido primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, reaccione de forma exagerada y perjudique los intereses regionales de Estados Unidos, por no hablar de los de Israel.

Para Putin, la guerra ha supuesto otra oportunidad para regodearse, ya que culpa a Washington del conflicto. «Creo que mucha gente estará de acuerdo conmigo en que éste es un vivo ejemplo del fracaso de la política de Estados Unidos en Oriente Próximo», que ignora, dijo, los intereses palestinos.

China ya ha demostrado su ambición de ampliar su influencia en Oriente Próximo con el sorpresivo acercamiento que propició este año entre Irán y Arabia Saudí; Pekín pretende presentarse como un intermediario honesto frente a Washington.

El ministro de Asuntos Exteriores de China, Wang Yi, ha dicho que las acciones de Israel ya se han extendido más allá de la autodefensa hacia el castigo colectivo de los palestinos de Gaza.

Rusia y China están del lado de un pueblo palestino que busca la liberación y la autodeterminación, mientras que, a ojos de Washington, ellos mismos niegan esas mismas posibilidades a los ucranianos, los tibetanos, los uigures e incluso a los taiwaneses.

Pero en su reticencia a culpar a Hamás y su esfuerzo por asociarse a la causa palestina, tanto Rusia como China están apelando a un sentimiento más amplio en el llamado Sur Global, y también en gran parte de Europa. Para ellos, es Israel quien está llevando a cabo una política colonialista con su ocupación de Cisjordania, su fomento de los colonos judíos en tierras palestinas y su aislamiento de los 2,3 millones de habitantes de Gaza, sometidos incluso en tiempos normales a fuertes restricciones de sus libertades.

El Sur Global, término que designa a las naciones en desarrollo, es un área vital de la nueva competencia entre Occidente y la alternativa chino-rusa, afirmó Hanna Notte, directora de un programa sobre Eurasia en el Centro James Martin de Estudios sobre la No Proliferación.

Desde el punto de vista de muchos en el Sur Global, dijo, «Estados Unidos lucha contra Rusia, el ocupante de Ucrania, pero cuando se trata de Israel, Estados Unidos está del lado del ocupante, y Rusia aprovecha eso».

Rusia también ve el beneficio de apelar al gran público árabe en nombre de los palestinos en países como Egipto, Jordania y los del Golfo que no sienten amor por Hamás o los Hermanos Musulmanes, que mantienen relaciones decentes con Washington e Israel, y que tienen pocos deseos de aceptar refugiados palestinos de Gaza.

Puede que esos aliados se mantengan relativamente callados mientras Israel bombardea Gaza, pero eso será mucho más difícil ahora tras la explosión del hospital y la ira entre sus propios públicos. Aun así, también les complace ver que Estados Unidos vuelve a insertarse con tanta fuerza en la región con un poder militar del lado de la estabilidad. Washington ha enviado dos portaaviones para dejar claro a Hezbolá, quizá el cliente más importante de Irán, que no debe intentar abrir un segundo frente contra Israel desde el sur del Líbano.

A Rusia siempre le ha molestado que Washington domine Oriente Próximo y el proceso de paz y vería beneficios si la guerra contra Hamás ralentiza o incluso destruye el esfuerzo del presidente Biden por solidificar las relaciones con Arabia Saudí, incluido un posible tratado de defensa mutua, a cambio de la normalización de las relaciones entre Arabia Saudí e Israel, dijo la Sra. Notte.

«Estados Unidos ha marginado a Rusia con su apoyo a los Acuerdos de Abraham» entre Israel y los Estados del Golfo, «y a Rusia no le gusta que la marginen», afirmó. «Si la normalización descarrila, eso sería otro beneficio colateral desde el punto de vista de Moscú».

Ya aliada con Siria e influyente en Libia, Rusia también se ha acercado a Irán, principal patrocinador de Hamás, sobre todo porque su guerra en Ucrania la ha empantanado, y Rusia ha buscado armas, misiles y aviones no tripulados iraníes. Pero los intereses de Irán y Rusia en la región no son los mismos.

Rusia es reacia a que la guerra de Gaza se extienda a una guerra regional, porque inevitablemente dañaría, si no envolvería, a Líbano y Siria, donde Rusia tiene bases militares que son importantes para su proyección de poder.

«Atados en Ucrania, los rusos no tienen el ancho de banda para eso», dijo Notte. «Si hay una guerra regional más amplia, y Estados Unidos cae con fuerza en el lado de Israel, Rusia tendría que derivar aún más hacia el lado iraní, y no puedo ver a Rusia queriendo elegir un bando en la región.»

Por supuesto, si la guerra entre Israel y Hamás desvía la atención de Washington de la guerra de Rusia en Ucrania, y desvía armamento estadounidense ya sobrecargado, como defensa antimisiles y munición de artillería, de Ucrania a Israel, eso no es más que un beneficio adicional para Moscú.

China también fue decisiva a la hora de invitar a Irán a unirse al club de naciones en desarrollo conocido como BRICS, que quiere ser una especie de alianza contra la hegemonía occidental en el sistema internacional.

Sin embargo, esta guerra también pone de relieve «el proyecto hegemónico de Irán en la región», afirmó Speck, un intento de dominación que no sirve necesariamente a los intereses de Rusia ni de China y que está provocando una respuesta cada vez más contundente tanto de Israel como de Estados Unidos.

Sin embargo, esta guerra también pone de relieve «el proyecto hegemónico de Irán en la región», afirmó Speck, un intento de dominación que no sirve necesariamente a los intereses de Rusia ni de China y que está provocando una respuesta cada vez más contundente tanto de Israel como de Estados Unidos.