24 octubre, 2021

CX Noticias

Nueva Era

Él es el deportista paralímpico más alto del planeta con 2.46 metros

El iraní Morteza Mehrzad padece gigantismo, pero hoy es la estrella del equipo de Voleibol Sentado en Tokio 2020…

El iraní Morteza Mehrzad Selakjani es un hombre que jamás pasa inadvertido, pues con sus dos metros y 46 centímetros de estatura siempre se convierte en el centro de atención. Ahora destaca en los Juegos Paralímpicos de Tokio 2020.

Este hombre es un auténtico gigante de las canchas, y se ha convertido en el deportista paralímpico más alto del planeta. Es integrante del equipo de Voleibol Sentado de la Selección de Irán, la cual busca refrendar la medalla de oro que consiguieron hace cinco años en Brasil.

Mehrzad, de 33 años de edad, es una estrella en su equipo y un referente deportivo en su país, pero su vida no siempre estuvo llena de éxito.

Este deportista debutó en su selección en los Juegos Paralímpicos de Río 2016, donde jugó un papel clave para que Irán se quedara con el Oro, pero antes de ser un atleta reconocido, se sentía deprimido y temía salir a la calle porque no se sentía cómodo con su aspecto físico.

¿Qué enfermedad padece Morteza Mehrzad?

El deportista sufre de acromegalia, el cual es un trastorno hormonal que provoca que la glándula pituitaria produzca demasiada hormona de crecimiento. Esto ocasiona un desarrollo anormal de los huesos en brazos, piernas, manos, pies y cara, comúnmente conocido como gigantismo.

A los 16 años de edad, Mehrzad ya medía 1.90 metros y soñaba con convertirse en una estrella del baloncesto, pero una lesión en la pelvis, consecuencia de un accidente en bicicleta, lo hizo olvidarse de ese objetivo.

La condición que padece el deportista le fue diagnosticada después de varias cirugías, pues fue en ese momento cuando comprobaron que su pierna derecha había dejado de crecer (es 15 centímetros más corta que la izquierda), por lo que tuvo que usar una silla de ruedas para moverse con más facilidad.

Pasó varios años atado a la silla, pero luego encontró un nuevo sueño, el cual le permitió convertirse en un deportista de talla internacional.

Morteza Mehrzad, el atleta paralímpico de 2.46 metros que brilla en Tokio 2020

(Foto: Yasuyoshi Chiba/AFP)

Un programa de televisión le cambió la vida

Morteza Mehrzad vivía deprimido, pues su gran altura, más que ayudarle, le ocasionaba problemas y no se sentía parte de la sociedad. Tenía miedo de salir a la calle, pero también debía encontrar la manera de subsistir.

Durante algún tiempo se dedicó a recorrer diferentes programas de televisión dedicados a personas con discapacidades físicas y talentos inusuales, en los que contaba su historia y recibía un pago económico. Fue justamente en uno de esos shows que el entrenador iraní, Hadi Razaei, se fijó en él.

Razaei se puso en contacto con Mehrzad y lo persuadió para que practicara voleibol sentado. Comenzó a practicar cuando tenía 22 años de edad, pero fue hasta los 29 años que fue convocado con la selección de Irán, unos meses antes de que arrancaran los Juegos Paralímpicos de Río 2016.

Morteza Mehrzad, el atleta paralímpico de 2.46 metros que brilla en Tokio 2020

(Foto: Yasuyoshi Chiba/AFP)

Un ejemplo en la vida y en el deporte

Morteza Mehrzad ha confesado que aceptar su condición no fue nada sencillo, pero que el tiempo le ha enseñado a convivir con ello y el deporte, a valorarse.

Para este deportista iraní, el voleibol se ha convertido en una actividad vital, pues le ayudó a levantar el ánimo y ganar confianza en sí mismo.

La altura de Mehrzad, ha ocasionado que entrenadores de otras selecciones tengan que replantear sus estrategias para intentar sortear su imponente figura, aunque incluso sentado, es el jugador más destacado de su equipo.

A %d blogueros les gusta esto: