3 diciembre, 2021

CX Noticias

Nueva Era

Conductores acusan irregularidades en alcoholímetro de Coatepec

Policías estatales y municipales realizaron detenciones en retenes acusando a conductores de ir alcoholizados, aunque sin realizarles prueba

Policías estatales y municipales de Coatepec fueron denunciados por abusos a jóvenes y comerciantes durante este fin de semana; “simulando” la implementación del alcoholímetro, detuvieron a una veintena de personas la noche del sábado seis de noviembre.

Familiares de los detenidos, a quienes aseguran no les realizaron pruebas al momento de ser abordados por policías, relatan los hechos que denunciaron ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH).

Los quejosos señalaron que, además de la detención de conductores los oficiales municipales también llevaron a la comandancia a los copilotos y otros acompañantes, a quienes los multaron por agredir a los oficiales.

El gobernador Cuitláhuac García Jiménez recientemente reconoció en una rueda de prensa desde palacio de gobierno que ha recibido reportes de excesos policiales con estos operativos.

E-Consulta Veracruz buscó una postura del Ayuntamiento de Coatepec, a cargo de Luis Enrique Fernández Peredo, sin embargo, no hubo respuesta.

NARRAN MALTRATO

Las detenciones mencionadas se registraron el sábado seis de noviembre y estuvieron a cargo de elementos estatales quienes, a su vez, entregaron a los ciudadanos a elementos municipales para trasladarlos a la comandancia de Coatepec.

De acuerdo con los testimonios, esa noche se establecieron retenes policiales en Zimpizahua, a la entrada de Coatepec y en la carretera Coatepec-Las Trancas, rumbo a la localidad Mahuixtlán.

“A mí hijo lo detuvieron municipales, pero había también estatales (…) No habían tomado, entonces los bajaron del vehículo y se llevaron el vehículo con las llaves y se llevaron a los jóvenes a la comandancia de Coatepec; ahí los dejaron incomunicados, no les dieron derecho de llamadas, los tuvieron en un cuarto de aproximadamente tres metros cuadrados, había 12 personas, casi todas de pie”, narró uno de los familiares de los afectados.

Explicó que la detención de su hijo y sus amigos ocurrió en la entrada de la ciudad por “conducir bajo los efectos del alcohol”, aunque no hubo pruebas en concreto, por lo que considera que dicho operativo fue “una simulación de alcoholímetro”.

Tras ser avisado de la situación, hizo todo lo posible para dar con su hijo, pues nadie le decía a dónde se lo habían llevado ni qué pasaría con el vehículo que conducía, el cual está a su nombre.

Dijo que finalmente llegó a la comandancia ubicada a un costado del palacio municipal y al entrar a verlo, junto a él estaban otros jóvenes, e incluso presenció casos donde se vulneró el derecho a la salud de uno de los detenidos. Añadió que fue necesario recurrir a la CEDH, que al arribar provocó un cambio de actitud de los servidores públicos que realizaron las detenciones.

“Empezaron a hacer el papeleo y los detenidos empezaron a salir; los primeros como a partir de las 8 y media de la mañana y el último pasadas las 3 de la tarde”, sostuvo.

Acusó que las detenciones ni siquiera estaban justificadas, puesto que las autoridades no contaban con un alcoholímetro que determinara si era real se habían excedido los límites permitidos para la conducción.

Durante las horas de detención, una de las mujeres estuvo en todo momento esposada de una sola mano, misma que debió tener levantada durante horas; una detenida más tuvo una lesión en el rostro, a la altura de las cejas, debido a la forma en que fue sometida.

“En total eran 19 detenidos en las dos celdas, durante toda la noche”, narró el padre, quien negó de manera categórica que entre todos estos hubiera siquiera un delincuente.

“A algunos los agarraron caminando en el parque, ni siquiera venían de la fiesta. A un señor que era velador lo agarraron a las 5 de la tarde. Les dijeron que los iban a dejar hablar por teléfono, pero no les permitieron llamar, estaban incomunicados.

“No tenían cubrebocas, tampoco les dieron agua. Nos dijeron que saldrían en 40 minutos, esto fue como a las 2, 3 de la mañana y no hicieron nada. Salieron hasta que llegaron los visitadores de la CEDH, ahí todos los policías se asustaron, ahí sí se cuadran”, acusó.

ROBOS A VEHÍCULOS

El afectado Indicó que se pagaron 300 pesos de multa por persona y, por si fuera poco, a la hora de ir a buscar los vehículos retenidos algunos presentaban daños en el cofre o faltaban cosas en su interior como las llantas de refacción “porque los policías se quedaron con las llaves de todos”

El padre de familia señaló que los elementos policiacos llevaron los vehículos hasta corralones particulares en la comunidad de Dos Ríos, en el municipio de Emiliano Zapata, resultando en cobros de entre 4 y 5 mil pesos por arrastre.

“Mi opinión es que ya va a salir este gobierno de Coatepec y están juntando lo más que puedan de dinero, porque hicimos una especie de comunidad cuando estábamos esperando a nuestros familiares en la calle, comentaban que a veces cobraban mil 500 pesos para salir y nos cobraron 300 pesos porque estaban los visitadores.

“Todos sabemos que hay complicidad con las grúas porque son grúas particulares, el estado no tiene grúas, entonces ahí hay un negocio, había como mil motocicletas en el corralón”, acusó.

El padre de familia advirtió que darán seguimiento a la queja que ya se inició en la CEDH, pues todas las víctimas coinciden que entre todos solo había una persona que sí estaba bajo los influjos del alcohol. Sin embargo, al buscar la versión del organismo no hubo una postura de la titular, Namiko Matzumoto, sobre este hecho.

El padre del detenido dijo que detuvieron al menos a cuatro personas que reclamaron los excesos de los elementos, a quienes señalaron del delito de ultrajes a la autoridad, aunque sin que los efectivos procedieran por la vía penal en contra los presuntos responsables.

 

GOBERNADOR Y CEDH SEÑALAN ABUSOS CON OPERATIVOS

Respecto a abusos policiales, la Comisión Estatal de Derechos Humanos ha emitido este 2021 un total de 12 recomendaciones a la Secretaría de Seguridad Pública (SSP).

La cifra representa cerca del 20 por ciento del total que se han emitido en 2021, con 72 en total. Los derechos humanos más violados son, entre otros, el derecho a la libertad y seguridad personales, derecho a la integridad personal, a la intimidad, derechos de la víctima o de la persona ofendida.

Sobre este tema, igualmente se ha manifestado el gobernador Cuitláhuac García Jiménez, quien ha señalado que tiene reportes de corrupción en operativos de alcoholimetría.

Sin embargo, al ser cuestionado sobre detenciones arbitrarias suscitadas en Xalapa por policías municipales apenas la semana pasada dijo que “ya se averiguará”, aprovechando para señalar a los alcaldes de oposición de Veracruz y Boca del Río, a quienes acusó que sus policías no actúan en sus funciones de prevención.

Con información de e-consulta

A %d blogueros les gusta esto: