Inicio Opinion Pedro Hipólito, un rostro de la farsa

Pedro Hipólito, un rostro de la farsa

283
0
Compartir

Por: Enrique Pozos Tolentino

Xalapa, Enríquez, Veracruz, 14 de febrero de 2018.- En el inicio del segundo trimestre del año 2017, llegó a Veracruz la policía militar y elementos del ejercito para hacerse cargo de la seguridad en la Entidad. Un año después, inicio de 2018, y después de que la delincuencia le obsequiara a las autoridades escobas con aproximadamente una docena de cadáveres destazados, el gobierno federal a petición del gobernador, Miguel Ángel Yunes, ordenó más policías militares, también para pacificar Xalapa, Poza Rica, Coatzacoalcos, así como otros puntos de la entidad. A pesar de la prolija presencia militar en Veracruz, los crímenes continúan, lo que demuestra que el ejército no puede ni podrá resolver los problemas de la seguridad en Veracruz, ya que la problemática de la inseguridad, de la delincuencia organizada o desorganizada, el secuestro y, en general la proliferación del delito, no es un asunto militar, es decir, los militares no están preparados para esos menesteres, ya que todo ejercito, en todas partes del mundo, solo se encargan de asuntos de la guerra.

Hay en Veracruz, además, presencia de la gendarmería federal, de la policía federal, de la policía estatal, de la la fuerza civil, además, hay que mencionar que en Veracruz se despliegan los elementos del espionaje, del CISEN, del C4, la la inteligencia militar, de la CIA, de la DEA, etc.. Es decir, Veracruz es entidad policiaco-militar y, ni así, con miles de efectivos de todos los cuerpos policiacos ha podido el gobierno abatir los índices de criminalidad en el estado.

Por si todo lo anterior fuera poco, asombrémonos, los ayuntamientos están convocando a la población adulta, con requisitos estrictos, para ser contratados para conformar cuerpos policiacos municipales. No debemos de extrañar que los ayuntamientos priistas y panistas se sumen a esta iniciativa que tiene su origen en la ocurrencia de la pervertida mente del que fuera secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, quien, posiblemente(es hipótesis) recibió la orden del departamento de Estado de EEUU, para obligar al gobierno federal a comprar armas a la industria norteamericana, lo sorprendente es que los ayuntamientos emanados de MORENA están obedeciendo ciegamente, sin la mínima critica ni reflexión, las ordenes de Peña Nieto, el jefe de la mafia del poder de la que tanto habla Andrés Manuel López Obrador.

Pedro Hipólito, el alcalde de Xalapa, se calla o obedece dócilmente la orden de formar un cuerpo policiaco más, como si la solución a los problemas que vive el municipio y capital del estado, Xalapa, se resolvieran a base de pistola. Que pena que Pedro H., se pliegue tan pronto a la voluntad de los gobernantes neoliberales y no tenga una alternativa de gobierno municipal. Ya podemos decir, que en esencia, no diferencia entre el PRI, el PAN, PRD y MORENA en lo que se refiere a las propuestas para lograr la paz social, la seguridad y acabar con la delincuencia. La policía será, desde ahora lo apuntamos, una fuente más de corrupción y excesos del poder político que en el fondo, esta a la orden de los dueños del gran capital. MORENA, cuando menos en Xalapa, Minatitlán, Coatzacoalcos, Poza Rica, la gran farsa.