Orfis, vigilante vigilado

Parlamento Veracruz

Por: Juan Javier Gómez Cazarín.

En casi 20 años de existencia, nunca el Órgano de Fiscalización Superior de Veracruz había sido objeto de tanta atención en su tarea. Si el Orfis es el encargado de vigilar el actuar de las instituciones y de sus servidores públicos, no es exagerado decir que en esta nueva época el propio Orfis estará más vigilado que nunca.


Vivimos un capítulo de la historia política de México en la que el combate a la corrupción, los lujos faraónicos, la ineficiencia, la opacidad y la impunidad se ha puesto al centro de la agenda pública.
Delia González Cobos tiene sobre los hombros el enorme peso de haber sido electa por unanimidad. Todas y todos los 48 diputados presentes en la sesión votamos por ella. Su compromiso de no fallar, por lo tanto, es enorme.


Las unanimidades en un Congreso no se construyen fácilmente. Menos en un tema tan importante para la vida pública de Veracruz en los próximos años. Las unanimidades son tan difíciles, que muchos de fuera pensaron que iba a ser imposible. Pero ya está visto que cuando se quiere, todo es posible.


Tiene una tarea difícil: como dije, la atención de las y los ciudadanos estará sobre sobre el Orfis y esperan resultados que lo distingas de otros tiempos.
Cuando menos, desde el Congreso, 50 pares de ojos están pendientes de lo que pase en el edificio del 1102 de la Carretera Xalapa-Veracruz.


Si los nuevos tiempos son de cero tolerancia a la corrupción y a la impunidad, también desde la sociedad para el Orfis habrá cero tolerancia a la simulación, a la cacería de brujas y a su otro extremo, la permisividad, que es la palabra elegante para decir alcahuetería.
El Orfis tiene el compromiso de legitimar su existencia misma, su independencia, su imparcialidad, su apego a la Ley comenzando por su propia casa.
Tendrá que ser un Orfis sin amigos ni enemigos; un Orfis implacable, pero sin odios; un Orfis frío como la Ley que aplica; un Orfis transparente; un Orfis sin sospecha; un Orfis que brinde certezas.


Como decían los romanos: un Orfis que sea y que parezca.
Como dije, es una misión difícil, pero elegimos a Delia González justamente porque pensamos que ella quiere, sabe y puede. La elegimos, también, porque pensamos que era tiempo de que una mujer ocupe esta importante oficina. Confiamos en Delia González, en su formación profesional, en su experiencia profesional, en su convicción de escribir un nuevo capítulo de combate a los viejos vicios. Confiamos en ella pero la estamos observando.


Diputado local Presidente de la Junta de Coordinación Política del Congreso del Estado.