Inicio Columnistas Columna DeCaminoEnCamino “Becas Bienestar”

Columna DeCaminoEnCamino “Becas Bienestar”

119
0
Compartir

Por: Javier López Ortega

•   Las becas de antes.
•   Tiempos nuevos.

Semanas pasadas llamó fuerte la atención el tema de las llamadas “Becas AMLO” o Becas del Bienestar o Benito Juárez o como se les llame, puesto que en estos tiempos ya no se sabe si consultar ese tipo de apoyo en Secretaria de Educación Pública o en la llamada Secretaria del Bienestar o en la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. El caso es que en unas fotos en redes sociales de unas alumnas de un COBAEV de Veracruz que presumían el dinero de las becas que ahora resulta que no llegó de manera directa, sino que fue a través de una orden de pago para ir a cobrarlo en tiendas Elecktra. El tema no es como lo paguen, sino los discursos que se vienen manejando y la manera política y mediática que se hacen.

Según versiones de las mismas chicas que presumían su lana en redes sociales, tuvieron que quitar las fotos porque recibieron todo tipo de comentarios. Los medios de comunicación y analistas políticos también le dieron el matiz que quisieron, entre insultos y aplausos, puesto que en medio de la polarización que vive la sociedad, todo se vuelve morbo y hasta político. También vale la pena pensar que las no mal intencionadas chicas no buscaban ese reflector que las llevó a la fama en un dos por tres, sino un agradecimiento por un apoyo que posiblemente no habían recibido nunca y que les servirá de mucho para su preparación.

Con todo ese show me vino a la mente cuando recibíamos la Beca SEP y más tarde otras generaciones recibieron la Beca Pronabes. Aquel día que acababa de ingresar al CBTis 66 nos becaron a solo dos de novecientos alumnos que ingresábamos a la preparación media superior, pues nos evaluaron en cuanto a calificaciones, conductas, la lejanía de las comunidades de donde veníamos y obvio un estudio socioeconómico para determinar la pobreza con que se vivía en esos tiempos. Fue una excepción a la regla, puesto que solo los del tercer semestre tenían derecho, pero no sé si sea suerte o porque Dios es muy grande, me tocó el beneficio a mi.

Era una obligación para nosotros obtener las mejores notas para mantener la beca y un promedio arriba de nueve. Eran años difíciles, pues batallar con nuestros queridos maestros tan bien preparados y con muy poco material para investigar y realizar nuestras actividades encomendadas. El internet ni google habían hecho su aparición. Sin embargo las disciplinas eran duras para los que necesitábamos estudiar y sobre todo mantener ese gran apoyo. Así me fui a mis estudios superiores y seguí con el apoyo federal.

Válgase la redundancia el apoyo nos alcanzaba para al menos pagar nuestros costos de inscripción y siempre nos lo pagaban días antes. Era mucha la emoción con que muchos sentimos algunos porque podríamos pagar con nuestro esfuerzo “remunerado” nuestra propia inscripción, haciendo un poco menos la carga para nuestros traqueteados padres en esos años “neoliberales” dijeran por ahí. Pero había objetivos claros, evaluaciones, metas por cumplir y sobre todo se gratificaba a los mejores alumnos y que hoy en día seguimos desde muchas trincheras sirviendo a nuestra sociedad.

Recuerdo en campaña las denuncias que el actual Presidente hacía de que los jóvenes abandonaban sus estudios y comunidades para ir a buscar un trabajo. Hablaba de que habría universidades para todos y sobre todo becas para que continuaran. Buen discurso que a muchos deslumbró y es que si había que hacer justicia a la educación y a la juventud en Mexico. Sin embargo a más de 100 días, no hay relevancia en los temas de becas, sino es que fuera por las fotos de las chicas que enseñaron los billetes. Ojalá se redireccione algunos programas que no tienen ni lineamientos menos reglas de operación, para mejores resultados y rendimientos; y la sociedad no empiece a pensar como muchos ya lo dicen, que es una manera de tener un pueblo clientelar de padrones a través de censos pocos confiables. Las becas con las matrículas de las escuelas se pueden lograr los objetivos, no es necesario mandar próximos candidatos a entregar sobres color partidista oficial los apoyos, ni servidores que según están apoyando a la 4ta Transformación! Tiempo al tiempo!