Alerta CONDUSEF sobre supuesta empresa que hace uso fraudulento y suplantación del nombre de una SOFOM, en Veracruz

• Si antes no verificas puedes perder tu dinero y quedarte sin el crédito solicitado.

Ciudad de México.- Ante la recurrente práctica de suplantar la identidad de entidades financieras para defraudar a las personas que buscan contratar un crédito, la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), alerta de nueva cuenta a la población en general de la existencia de empresas ficticias que se ostentan como entidades financieras, las cuales ofertan supuestos créditos a cambio de ciertas cantidades de dinero, que deben pagar de manera anticipada los interesados por concepto de comisiones por apertura y/o pagar una fianza que debe ser gestionada.

En estos casos, las personas engañadas han pagado y perdido cantidades que van entre los mil hasta cien mil pesos, por lo que han tenido que recurrir ante el Ministerio Público a levantar el acta de demanda correspondiente.

En las últimas semanas, una Sociedad Financiera de Objeto Múltiple, Entidad No Regulada (SOFOM, E.N.R.) que está debidamente inscrita en el Sistema de Registro de Prestadores de Servicios Financieros (SIPRES), denunció ante esta Comisión Nacional el uso fraudulento y suplantación de su nombre comercial e incluso algunos de sus datos fiscales o administrativos, con los cuales defraudan a personas que buscan obtener un crédito “rápido” y “barato”.

El MODUS OPERANDI típico de las empresas falsas es el siguiente:

Utilizan información como razón social, direcciones, teléfonos e imagen corporativa (logotipos) de las entidades financieras debidamente registradas y supervisadas, para hacerse pasar por ellas.

Dicha información es utilizada en documentos, contratos, publicidad, redes sociales, páginas de internet apócrifas o anuncios en periódicos.

Ofertan créditos inmediatos y con pocos requisitos, pero solicitan anticipos de dinero en efectivo con la finalidad de apartar el crédito, gestionarlo, adelantar mensualidades, pagar gastos por apertura o como fianza en garantía, generalmente por el equivalente al 10% o 15% del monto total del crédito solicitado.

Las personas usuarias han denunciado que quienes laboran en las empresas falsas los contactan vía telefónica o por redes sociales, haciéndose pasar por promotores de la entidad financiera y les ofrecen créditos con mensualidades de montos pequeños para hacerlos atractivos, sin embargo, cuando no reciben el crédito y ya pagaron los gastos exigidos, ya no los pueden localizar, o bien descubren que no trabajan para la entidad financiera que fue suplantada.
Utilizan domicilios falsos, en los que mezclan el nombre de alguna Colonia (Roma) con Calles (Norte 15 esquina Sur 24) y números (5260), que en realidad no existen.

Solicitan a las personas usuarias enviar su información personal vía WhatsApp o por Facebook a través de Messenger, poniendo además en riesgo, los datos personales del público.

Cuando las personas usuarias realizan los depósitos a la cuenta bancaria, o en algunos casos, por medio de alguna tienda de conveniencia para obtener el supuesto crédito, buscan contactar a la entidad falsa y al no tener respuesta, recurren a la CONDUSEF o a la verdadera entidad financiera para verificar su existencia y es cuando descubren que han sido víctimas del fraude o suplantación de una entidad financiera.